Sunday, July 8, 2007

Tachones

La realidad se va llenando de tachones, de espacios imposibles, vedados. No, aquí no, aquí tampoco, da la vuelta, prueba por otro lado, a ver. Los tachones son memoria concentrada y tinta. Una tinta pesada, como alquitrán caliente. Las cosas las tachas porque duelen. Si no las ves se supone que te duelen menos y que acabas olvidándote de ellas. Aunque el tachón sí lo ves.

Mientras más vive una, más tachones aparecen. Por lógica, los más antiguos deberían ir difuminándose y dejando ver lo que hay debajo; pero no, porque en los tiempos de los primeros tachones una era tiernita, inocente, no sabía, y las cosas dolían terriblemente, hasta el fondo, sin límites, así que los tachones se hacían violentos, eléctricos, casi atravesaban el papel y la mesa, y por más tiempo que pasara no había manera de librarse de ellos.

Al principio se tachan los sitios, países, islas, ciudades enteras, barrios, calles, escaleras, habitaciones, balcones, alfombras. Luego la cosa se extiende, y se empiezan a tachar músicas, festivales de jazz, libros, películas, artistas, voces. Y vinos, y dulces, y sujetadores de encaje, y vainilla y chocolate blanco, y, y, y. Entonces se tachan palabras, no digo nombres propios, que también, sino palabras corrientes que hacen falta para vivir normalmente, como “desayuno” o “cocodrilo” o “fantástico”, y es grave. Pero lo peor es cuando empiezan a tacharse trozos de tu cuerpo. Hay un tachón negro que te recubre la boca, y otro en la nuca, y otro te baja por el vientre, y ya no se puede hacer nada.

Posted by La Lupe in 14:13:20
Comments

3 Responses to “Tachones”

  1. circe says:

    qué bonito, qué redondo, qué triste, qué verdad. Será que hoy he amanecido yo toda tachada…

  2. Lareinadelmango says:

    Luego vino algún listo e inventó el típex, y se creyó que así íbamos a dejar de tachar las cosas con un sucio reburujón de boli, que todo iba a quedar más limpito, más correcto, que no se iba a notar nadita, “ja, ja, me voy a forrar”… Pero debajo de la mancha de tinta blanca siempre hay algo que fue escrito… y que alguien quiso tachar.

  3. Anonymous says:

    Yo me tomo una pastilla que se llama “Esertia” que me deja el folio de un blanco nuclear que es la envidia de todas las vecinas.
    (Patán, creo)